Skip to main content

La creación de las Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social (Zidres), mediante la Ley 1776 de 2016, es considerada como el proyecto fundamental del Gobierno para convertir a Colombia en una de las despensas agropecuarias del mundo. Sin embargo, su implementación plantea grandes desafíos en el corto, mediano y largo plazo. Te invitamos a conocer más acerca de la Ley Zidres.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de las pymes. Es responsabilidad exclusiva de los clientes y las pymes el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable.

Fomentar el desarrollo regional

Según el Viceministerio de Asuntos Agropecuarios, con las Zidres se busca “fomentar el desarrollo regional, a partir del acceso y la formalización de la propiedad rural, la inclusión social y productiva; el desarrollo de infraestructura, la promoción y consolidación de la paz y la convivencia, la transferencia tecnológica, el desarrollo de proyectos agrícolas y pecuarios, la producción de alimentos, entre otros”.

Entre los beneficios que tendrán quienes desarrollen proyectos en las Zidres se encuentran: la disponibilidad de suficiente área, la seguridad jurídica sobre la tenencia de los predios, asistencia técnica agraria y de comercio, líneas de crédito especial y respaldo hasta del 100% del Fondo Agropecuario de Garantías (FAG).

El pequeño y mediano productor contará además con apoyo técnico de las entidades prestadoras del servicio de asistencia técnica directa rural para el diseño y presentación de las propuestas; así como estímulos para la promoción, formación y capacitación.

Cambios visibles a mediano y largo plazo
  • La Ley Zidres es una iniciativa muy interesante y está bien estructurada, porque permite que una persona, una empresa o un colectivo elabore un proyecto, y si demuestra que es suficientemente sólido se podrán llevar a cabo grandes emprendimientos”, afirma Carlos Montenegro, Director del Centro de Estudios de la Orinoquía.

    Sin embargo, Montenegro prevé que la implementación de la norma tomará bastante tiempo, pues su reglamentación es bastante exigente y el proceso se puede tornar engorroso, enredado y complejo para los empresarios.

    Finalmente, las Zidres recibieron el aval jurídico en febrero del 2017 por parte de la Corte Constitucional, aunque tumbaron algunos de sus puntos. Ahora, el Ministerio de Agricultura trabaja en la creación de instrumentos de política para apoyar la creación de estas zonas en diferentes regiones del país. Se espera que en los próximos meses se elaboren normas que reglamenten la Ley 1776, así como un documento Conpes.

    Un Banco para el campo

    “Desde Bancolombia, vemos a la Ley Zidres como una oportunidad para desarrollar el campo colombiano, sobre todo en sectores que tienen oportunidades de profundización con el objetivo de ser una despensa de alimentos a nivel mundial”, afirma Natalia Molina de la Sección de Conocimiento Sectorial de la Dirección Estrategia de Clientes Pyme y Gobierno en Red.

    Molina también destaca que este gran proyecto llevará desarrollo a zonas que han estado aisladas del casco urbano, con la construcción de carreteras, infraestructura médica y educativa.

    No obstante, Bancolombia tiene claro que la implementación de la Ley 1776 también plantea una serie de riesgos y retos de cara a la participación del Banco en la financiación de los proyectos que se desarrollarán en las Zidres.

    Uno de los temas que genera más inquietud es el de las garantías, pues las tierras donde se desarrolla esta actividad no podrán ser tenidas en cuenta para tal fin, lo que plantea la necesidad de encontrar nuevas maneras de mitigación del riesgo. La futura implementación de las Zidres también abre la posibilidad de que el Banco administre recursos de la Nación destinados a financiar dichas iniciativas.

    Aunque lo más factible es que la implementación de las Zidres no arranque en el corto plazo, Bancolombia les recomienda a los pequeños y medianos empresarios interesados en participar de esta iniciativa que se mantengan informados al respecto y actúen según lo estipulado en la norma, para que no tengan ningún inconveniente en el desarrollo de sus proyectos.

    ABC de las Zidres

    Para que un área pueda ser declarada como Zidres, la Ley 1776 de 2016 establece lo siguientes requisitos:

    • Encontrarse aislada de los centros urbanos más significativos.
    • Demandar elevados costos de adaptación productiva por sus características agroecológicas y climáticas.
    • Tener baja densidad poblacional.
    • Presentar altos índices de pobreza.
    • Carecer de infraestructura mínima para el transporte y comercialización de los productos.
       

    La Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA) será la encargada de determinar las Zidres, según los criterios de planeación territorial, desarrollo rural, estudios de evaluación de tierras e información catastral. La delimitación de estas zonas la realizará el Gobierno Nacional a través de un documento Conpes, y el Consejo de Ministros las aprobará y expedirá el respectivo acto administrativo. En las Zidres se llevarán a cabo proyectos productivos previamente inscritos ante el Ministerio de Agricultura para su evaluación y aprobación. Dichos proyectos pueden ser presentados por personas jurídicas, naturales y empresas asociativas (que involucren campesinos, trabajadores agrarios, entre otros).

    Componentes para aprobar un proyecto productivo
  • La norma establece que para que un proyecto productivo sea aprobado debe incluir los siguientes componentes:

    • Un enfoque territorial del proyecto, que demuestre la armonización con Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y tenga aval de los concejos municipales de los entes territoriales.
    • Un esquema de viabilidad administrativa, financiera, jurídica y de sostenibilidad ambiental. Un sistema que garantice la compra de la totalidad de la producción a precios de mercado por todo el ciclo del proyecto.
    • Un plan que asegure la compatibilidad del proyecto con las políticas de seguridad alimentaria del país.
    • Presentar un sistema que permita que los recursos recibidos a través de los créditos de fomento sean administrados a través de fiducias u otros mecanismos que generen transparencia en la operación.
    • Un estudio de títulos de los predios que se tengan identificados y se requieran para el establecimiento del proyecto.
    • La identificación de los predios sobre los cuales se va a adelantar el proyecto productivo y, si es el caso, la descripción de la figura jurídica mediante la que se pretende acceder a la tierra requerida para el desarrollo de este.

    Componentes para aprobar un proyecto asociativo
  • En caso de tratarse de proyectos asociativos, además de los anteriores requisitos el plan debe contener:

    • Un sistema que garantice que el grupo de campesinos y trabajadores agrarios, sin tierra, puedan adquirirla a través de los programas de dotación de tierras adelantados por la entidad competente.
    • Un plan de acción encaminado a apoyar a los campesinos y a los trabajadores agrarios en la gestión del crédito ante el sistema bancario, para la compra de la tierra y el establecimiento del proyecto.
    • Un plan que asegure el suministro de servicios permanentes de capacitación empresarial y técnica, formación de capacidades y acompañamiento.
    • Un mecanismo que asegure la disponibilidad de servicios de asistencia técnica a los campesinos o a los trabajadores agrarios por un periodo igual al ciclo total del proyecto.

    Tareas y control del Ministerio de Agricultura
  • El Ministerio de Agricultura será el encargado de verificar el cumplimiento de las actividades propuestas en los proyectos productivos de manera periódica. En caso de incumplimiento, este podrá dar por terminado el proyecto y hacer efectiva la póliza de cumplimiento a la que hace referencia el Artículo 23 de la Ley.

    La entrega de los bienes inmuebles de la Nación se realizará bajo las figuras de concesión, arrendamiento o contrato de derecho real de superficie, entre otras, que dará lugar al pago de una contraprestación cuyo valor será definido en virtud de variables relacionadas con el área del terreno y los volúmenes de producción.

    Es importante tener en cuenta que no podrán ser declaradas como Zidres las áreas declaradas y delimitadas como ecosistemas estratégicos, parques naturales, páramos y humedales. Así mismo, los territorios declarados como resguardos indígenas, las zonas de reserva campesina y los territorios colectivos titulados o en proceso de titulación de las comunidades negras.

    Tampoco podrán adelantar proyectos productivos dentro de las Zidres los empresarios que tengan bienes baldíos adjudicados después de la Ley 160 de 1994, es decir, que quienes tengan baldíos adjudicados antes de ese año podrían acumular tierras por encima de la Unidad Agrícola Familiar.

    Entre los beneficios que trae desarrollar proyectos Zidres se destacan: la disponibilidad de suficiente área, la seguridad jurídica sobre la tenencia de los predios, contar con asistencia técnica agraria y de comercio, tener líneas de crédito especial y un respaldo hasta del 100% del Fondo Agropecuario de Garantías (FAG). El pequeño y mediano empresario contará con estímulos para la promoción, formación y capacitación de entidades especializadas.

    Ponte al día en la regulación

    Mediante el Concepto 7444 de 2017 la Dian aclaró que usuarios de zonas francas gozan del beneficio de exoneración del pago de aportes parafiscales para los trabajadores que devenguen menos de diez salarios mínimos legales vigentes.

    Descarga el documento y complementa la información

    Concepto 7444 de 2017
    Descargar
    Temas clave:

    ¿Te pareció útil este contenido?

    Inscribirme

    Suscríbete a nuestro boletín

    1. Mantente actualizado con información semanal.
    2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
    3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

    ¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

    Descúbrelos